About Us

La historia de Tesalónica

Fue en 1939 cuando se abrieron las puertas de tres hogares para recibir y proclamar la Palabra de Dios. Hermana, Dolores Cartagena, quien residía en ese momento en 194 Brown Place, era la persona que Dios preparó y usó para comenzar esta gran obra. Dolores había aceptado al Señor en la Iglesia Bethel en Manhattan en 114 St. entre la quinta y la avenida Lenox. Debido a dificultades financieras, fue difícil para ella ayudar a los servicios. Dolores comenzó a orar para que Dios trajera a alguien que comenzara a trabajar con la comunidad, que necesitaba un lugar de culto para los hispanos. Dios respondió a su oración y envió, dentro de tres meses, a algunos miembros de una iglesia llamada "Iglesia del Valle" a trabajar con ella. El hermano Max Padovani sintió el deseo de trabajar con la hermana Cartagena. Juntos trabajaron y comenzaron a llevar el mensaje de Jesucristo a esta comunidad.
Los primeros hogares que respondieron al mensaje fueron la familia Rangel y la familia Figueroa. Estas casas, junto con la casa de la hermana Cartagena, hicieron servicios de adoración e invitaron a otros amigos y vecinos. Con el paso del tiempo, la gente ya no dispara en estas casas. El hermano Padovani comenzó a buscar un nuevo lugar para adorar. Encontró un pequeño lugar utilizado para almacenar papas, ubicado en 510 E 136 St. El alquiler era de veinte dólares al mes y solo tenían dos dólares ahorrados, pero por fe se adelantaron y creyeron que Dios los abastecería. El lugar fue pintado y la plataforma fue hecha. Se hicieron cortinas para el altar y se donaron veinte sillas y un piano. Durante este tiempo de preparación, la hermana Leonor Rivera, mientras leía la Biblia, sintió desde el Señor que la iglesia debería llamarse "Tesalónica". Ella lo llevó ante los otros hermanos y fue aceptada.
El momento que todos esperaban había llegado. El sábado 4 de mayo de 1940 se inauguró la Iglesia Cristiana de Tesalónica. La inauguración fue muy exitosa porque todos los que habían sido invitados habían asistido. Muchos tuvieron que quedarse fuera del templo, pero Dios derramó sus bendiciones. El ministro a cargo de esta nueva iglesia fue el hermano Max Padovani. Ahora, aunque teníamos bendiciones de Dios y la gente estaba siendo salvada, también tuvimos algunas persecuciones. Esta comunidad estaba compuesta principalmente por Irlanda, italianos y judíos; No había muchos hispanos. La hermana Cartagena habla de esta situación y dice que "este lugar fue repudiado por muchos". La persecución comenzó cuando nos tiraron con botellas, papas y cebollas. En una ocasión, el hermano Nieves corrió tras un joven por interrumpir nuestro servicio y lo llevó a un padre de Irlanda. El padre le dijo al hermano Nieves: “¿Y esto es lo que llamas una iglesia? Esto es un basurero ”. Este fue solo un ejemplo del rechazo y contratiempo recibido de la comunidad. La iglesia continuó trabajando con el poco de hispanos que tenían. Sabiendo que Dios había comenzado algo grande y que tenía un propósito para esta iglesia. Dios sabía que en el futuro esta comunidad estaría compuesta principalmente de hispanos.
El hermano Max Padovani pastoreó la iglesia durante cinco meses y luego el hermano Robert Nieves, quien fue enviado por "Disípulos de Cristo" (Discípulos de Cristo) estuvo a cargo hasta 1942. Con él, los hermanos y hermanas se dedicaron a las visitas domiciliarias y a visitar a los enfermos. los hospitales. Aunque la gente estaba visitando la iglesia y había conversiones, las ofrendas eran pobres. Apenas había suficiente para pagar el alquiler. El que dio sus diezmos fue el hermano Nieves. En 1942, el hermano Nieves tuvo que abandonar Tesalónica y continuar la obra del Señor en otro lugar. La congregación comenzó a orar por un pastor. El Señor envía a Manuel López, el primer pastor oficial de Tesalónica. La hermana Cartagena se refiere a este momento y dice: "La bendición material vino debido al mensaje de Malaquías 3:10". Por lo tanto, los hermanos y las hermanas sintieron la convicción de cooperar con sus diezmos y de esa manera establecer financieramente a la iglesia. La congregación continuó creciendo y la ubicación no era lo suficientemente grande como para acomodar a todos. Tuvieron que mudarse a otro lugar: 198 St. Ann's Ave. Esta ubicación era cuatro veces más grande que la anterior. Desde ahora, tenían los fondos, pudieron comprar nuevas sillas para el templo. En este tiempo, tenían servicios de oración y predicaciones todas las noches y también organizaban un coro. Fue alrededor de este tiempo (1944) que la iglesia se unió a la nueva Conferencia Hispana bajo el superintendente, el hermano Manuel T. Sanchez. Debido a su salud, el hermano López tuvo que partir a Puerto Rico. El hermano Ezequiel Álvarez, el segundo pastor, llegó en 1947. Este hermano fue el recipiente que Dios usó para promover un gran interés en los jóvenes por las almas perdidas. Los jóvenes comenzaron a sentir una gran necesidad de ministrar y ganar almas para el Señor. El reverendo Álvarez pastoreaba la iglesia hasta 1950, cuando partió a Cuba para predicar y establecer nuevas obras con el evangelista internacional T.L Osborn.
La hermana Cartagena, los ancianos de la iglesia y la congregación comienzan a orar por otro pastor. Dentro de un
 

Nos reunimos con el propósito de:

Should be-
Nos reunimos con el propósito de:

A. Adorar a Dios (Juan 4:23).
B. Compañerismo (Hechos 2: 42-47; Hebreos 10:25).
C. mutuamente consejos (Santiago 5: 19-20).
D. Recibir instrucción en la Sagrada Escritura (Proverbios 21: 2, 2 Timoteo 3:16).
E. Evangelizar a las almas (Marcos 16:15; 1 Corintios 9: 16-17).
F. Ejercer los dones del Espíritu Santo (1 Corintios 12: 7).
G. Practique el fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5: 22-23).
H. Para llevar a cabo los dones ministeriales de Jesucristo (1 Corintios 12: 5; Efesios 4:11).
I. Perfeccionar lo santo (Efesios 4: 12-13).

https://youtu.be/uuHKz7NtezA